88|88|88|
NAVESTELARESNavEspacialesNaveSolares
Comandante Athena (Hermana Mayor del Planeta Venus)

Los saludo en la Luz del Único Radiante. Soy Athena. Les agradezco mucho que me permitan dar esta instrucción. Como mi labor se desenvuelve a nivel técnico deseo explicarles, lo más sencillamente posible como funcionan nuestras naves espaciales.

Cuando se dice que no nos trasladamos sino que nos ubicamos, queremos explicar lo siguiente; realmente, no hay desplazamiento físico sino dimensional, en el sentido de aceleración vibratoria. Para situar nuestras naves en un lugar determinado, ubicamos las coordenadas; luego aceleramos la rata vibratoria y ya estamos en otra dimensión, porque hemos anulado el espacio, el tiempo. Después, densificamos las naves en el punto de la galaxia, dimensión o plano determinado y ya estamos allí.

Vamos a explicarlo con el siguiente ejemplo: imaginen que una persona viaja en el primer vagón de un tren: pero quiere pasarse al último. Puede hacerlo si se traslada caminando de uno a otro vagón; pero esto le lleva cierto tiempo dentro del tren. Cuando se percata de que el tren va despacio suele hacer lo siguiente: se sale del vagón y baja a la vía donde espera que vayan pasando lentamente los vagones hasta que llegue el último, se agarra a alguna parte de él y sube. En este caso, el individuo no se desplaza sino que fue el tren porque continúa su recorrido normalmente. Sucede que el viajero se queda quieto en el andén esperando, pero luego, se monta de nuevo en el tren y se da cuenta que no gasto mucha energía durante el tiempo que paso en el andén. Así es como nosotros nos desplazamos en el especio. El tren representa la Tercera Dimensión donde ustedes viven y el ser humano que viaja simboliza la nave espacial.

Nuestras naves se pueden movilizar en dos formas. Uno: desplazándose en la Tercera Dimensión, dos: salir de la Tercera para entrar en otra y luego reaparecer en un punto preciso o lugar de la Tercera Dimensión nuevamente, sin que haya transcurrido tiempo alguno.

La Primera forma de desplazamiento es lenta, ya que hemos de adaptarnos a las leyes del plano físico. Comparando y según el ejemplo mencionado el individuo que camina por un tren en marcha, procedimiento en que se gasta mucha energía innecesariamente. Quien va caminando dentro del tren, de uno a otro vagón mientras el tren corre ha de pedir permiso a otras personas para pasar y poder desplazarse en sentido contrario al que el tren lleva. Por esto, gasta más energía.

La segunda forma es mejor: desaparecer de la Tercera Dimensión meterse en otra y luego reaparecer de nuevo en la tercera, simplemente nos salimos de ella para situarnos más arriba. Este es el ejemplo de cuando alguien se baja del tren y espera en el ande. Entonces ya no están sujetos a las leyes de esa dimensión, no hay ninguna dependencia, nadie queda afectado por la velocidad. Todo lo que se ha de hacer es el punto de subida y nueva entrada a la Tercera Dimensión. En el ejemplo del individuo y el tren, el ha de estar pendiente del momento preciso para saltar al vagón deseado. De esta manera, se gasta menos energía, todo resulta más rápido. El Universo, en cierta forma, se desplaza, tiene movimiento. Nosotros, los Hermanos Mayores que manejamos naves espaciales no hacemos más que aprovechar la oportunidad de entrar sin oponer resistencia alguna y, de esta manera nos ubicamos.

Los aviones de ustedes van en contra de los principios universales, porque ponen resistencia a las leyes tridimensionales en vez de utilizarlas para suministrar la energía necesaria que les permita trasladarse. Esta es la forma como nosotros nos ubicamos en distintas partes del universo.

Espero haberme explicado sencillamente y con claridad. Comprendo que les hablo de una tecnología que ustedes desconocen y los científicos de la Tierra encontrarían bastante incomprensible.
Sino quedo bien entendido, pueden volver a preguntar y gustosamente les aclararé cualquier duda.

¿Qué SISTEMA UTILIZAN LAS NAVES PARA TRASLADARSE Y UBICARSE?

Realmente, al ubicarnos, no tenemos que esperar en el sentido como ustedes lo entienden, pues todo cálculo se hace a través de una computadora que funciona por telepatía. Basta con que el comandante de la nave piense en un sitio para que la computadora se active, calcule y nos ubique. Esto sucede de una manera casi instantánea.

Recuerde que, al Salir de la Tercera Dimensión, ya no hay espacio ni tiempo sino solamente el hoy, el ahora, el eterno presente. Por ello, les decimos que el sistema de ubicación es instantáneo, a la velocidad del pensamiento. Tal forma resulta muy poco común en el planeta Tierra; pero es habitual para nosotros, debido a la integración perfecta que tenemos de lo espiritual con lo tecnológico. Ustedes también lo podrán hacer en tiempos futuros, con los conocimientos que nosotros les daremos.

El sistema de ubicación lo utilizamos cuando precisamos de gran rapidez, en distancias largas como las que hay entre un sistema solar y otro, una y otra galaxia. El desplazamiento lo hacemos para algún reconocimiento del terreno en distancias cortas, cuando se precisa que alguien vea nuestras naves, si queremos contemplar los hermosos paisajes terrestres. En este último caso, podemos cubrirnos con un campo energético de invisibilidad que crean nuestras naves para pasar desapercibidas a la vista de los seres humanos que están en el plano físico.

Espero haber explicado más ampliamente nuestro sistema de navegación y formas de viajar en el espacio.